Pedro el Grande: el odio de un coloso

actividad insÓlita
Pedro el Grande: el odio de un coloso

Aunque Pedro el Grande odiaba tanto Moscú que trasladó la capital del país a San Petersburgo, una isla artificial en el Moscova le rinde homenaje desde 1997.

Cerca de la antigua chocolatería Octubre Rojo, una anacrónica, impresionante y peculiar estatua descansa sobre el Moscova, al sur del Kremlin. Su artífice es el artista georgiano Zurab Tsereteli. En ella podemos apreciar a Pedro el Grande con armadura sobre una carabela. Un monumento curioso para los amantes de la historia, si tenemos en cuenta que el emperador odiaba tanto Moscú que trasladó la capital a San Petersburgo.

Esta escultura tan hortera y barroca, conocida oficialmente como "Monumento conmemorativo del 300 aniversario de la Armada rusa" estaba destinada para Sevilla, pero la ciudad la rechazó. En un principio representaba a Cristóbal Colón, pero el artista le cambió el rostro, la rebautizó como "Pedro el Grande" y se la regaló al ayuntamiento de Moscú en 1997. Este gigante de 98 metros, apodado el "Monstruo de Moscú", reposa sobre una isla de hormigón. Todos los moscovitas la odian por igual y, aunque se ha pensado en retirarla, el coste ascendería a 24 millones de euros.

Estatua de Pedro el Grande
Krymskayanab., 10
Moskva