Palacio Real de La Almudaina, el alcázar de Mallorca

monumento
Palacio Real de La Almudaina, el alcázar de Mallorca

Este magnífico palacio unido a la catedral adoptó su forma actual en el siglo XIII, en sustitución de un alcázar árabe.

La Almudaina —término que significa «ciudadela» en árabe— es todo un símbolo que condensa la historia de Mallorca. Tras la fundación de la Palma romana en el 123 a. C., aquí se construyó en el siglo X una fortaleza transformada en residencial real durante el califato omeya de Córdoba. Después de que Jaime I de Aragón conquistara la isla en 1229, el antiguo castillo musulmán fue convertido en un auténtico palacio catalán que volvió a ser remodelado en el Renacimiento durante el reinado de Felipe II.
«No hay nada tan orgulloso, característico y noble como esta mansión». Así describió George Sand este magnífico edificio que sigue siendo la residencia oficial de los reyes de España durante sus vacaciones en Baleares. La ciudadela, que domina el puerto y la bahía de Palma, alberga, además del palacio del Rey y el de la Reina, un edificio independiente denominado «Saló del Tinell» o «Gran Salón», comparable en esplendor a la sala del trono del palacio de los Reyes de Mallorca en Perpiñán, y una notable capilla real. En todo el conjunto se entremezclan el estilo mudéjar y la arquitectura gótica levantina, con numerosos tapices flamencos confeccionados entre el siglo XIV y el XVI.

Palau de La Almudaina
Carrer del Palau Reial, s/n
07001 Palma de Mallorca
+34.971 21 41 34
www.patrimonionacional.es