Museo de las Confluencias: el reencuentro de las modernidades

arte y cultura
Museo de las Confluencias: el reencuentro de las modernidades

Dedicado a la historia natural y de las sociedades, este museo también sirve de inspiración a la creación contemporánea.

La arquitectura deconstructivista define este edificio erigido donde antes había una fábrica de gas, en el punto en el que el Saona y el Ródano confluyen; de ahí su nombre. Este museo se abrió en 2014 y se construyó en este emplazamiento para que la gente pudiese olvidar los errores de los urbanistas de los años setenta, incluido el infame túnel de Fourvière. Su formidable figura le impresionará especialmente si llega por autovía desde el sur de Francia.

Sus colecciones se encuentran a la altura de sus dimensiones. Reúne obras de Émile Guimet y las de un museo de historia natural que se fundó durante la Revolución Francesa, junto con las de un antiguo museo colonial y todos los objetos que los misioneros católicos recopilaron en el transcurso del siglo XIX.

De esta forma, ya ha acumulado más de dos millones de piezas que comprenden desde la prehistoria hasta la actualidad. Puede que el centro suscite polémica, pero nadie discute su estatus como gabinete de curiosidades. También participa en la Biennale de Lyon, durante la que acoge exposiciones temporales, incluida una instalación que lleva a escena la vida moderna.

Museo de las Confluencias
86, quai Perrache
69002 Lyon

Tel.: +33 (0)4 28 38 12 12

www.museedesconfluences.fr