Maratón: como un pastor griego

descubrir el entorno
Maratón: como un pastor griego

Maratón inspiró la famosa carrera de los Juegos Olímpicos, pero solo el encanto auténtico de su campiña basta para recorrer los 42 kilómetros que la separan de Atenas.

Le refrescamos la memoria: en el año 490 a. C., la flota persa desembarcó en el golfo de Maratón con 20 000 soldados para conquistar Atenas. El general Milcíades organizó una estrategia militar para repeler el ataque. Tras la victoria griega, enviaron al mensajero Filípides para anunciar la buena noticia.

Filípides corrió sin parar y murió de agotamiento justo después de entregar su mensaje. Heródoto y Plutarco contradicen esta versión, pero no importa... La carrera pasó a la posteridad y ahora puede seguir el camino marcado en azul de Atenas a Maratón. El trayecto hacia Maratón supone una pausa bucólica lejos del bullicio de la ciudad.

Almuerce a orillas de su lago bordeado de olivos, visite el museo que alberga multitud de piezas de la batalla de Maratón y eche una cabezada entre pinares y playas, sin olvidarse de hacer una parada en uno de los restaurantes de la zona, donde podrá degustar pescado recién capturado, acompañado de ouzo.