Las termas de Caracalla, testimonio excepcional de la Antigua Roma

monumento arqueologÍa
Las termas de Caracalla, testimonio excepcional de la Antigua Roma

A corta distancia del Circo Máximo, las ruinas de las termas de Caracalla le permiten adentrarse en el corazón de la Antigua Roma.

La búsqueda del bienestar, de la paz física e interior ha preocupado desde siempre a la humanidad. Resulta evidente a la vista de las termas de Caracalla, construidas a los pies del monte Aventino, en el siglo III de nuestra era. La complejidad técnica de las 64 cisternas, de 80 000 litros cada una, la funcionalidad y la comodidad de las instalaciones, con capacidad para 1600 personas, demuestran que no hemos inventado nada, por muy modernos que sean nuestros sofisticados spas y balnearios. Imagínese retroceder más de 18 siglos en el tiempo.

Este lujoso decorado de estatuas, columnas y azulejos es el escenario de un preciso recorrido por baños que alternaban agua caliente, tibia y fría, en los caldarium-tepidarium-frigidarium. A continuación, se realizaban algunos ejercicios físicos en el estadio previsto para tal fin, antes de entregarse al ritual del masaje u otro tratamiento corporal.

Tras estudiar un rato en los salones de lectura de la biblioteca o dar un paseo por las zonas verdes reservadas a la meditación, comprenderá algo mejor el sentido del famoso refrán: Mens sana in corpore sano (Una mente sana en un cuerpo sano).

Termas de Caracalla
Viale delle Terme di Caracalla
00153 Roma

Tel.: +39 06 3996 7700

www.archeoroma.beniculturali.it