La Catedral de San Nicolás, una zarina de piedra en el exilio

monumento
La Catedral de San Nicolás, una zarina de piedra en el exilio

Un pedacito del corazón de Rusia en Niza: la catedral ortodoxa de San Nicolás es la protagonista de un viaje fulgurante escrito en sus piedras seculares.

"Como un inmenso pastel tártaro

De oro sabroso,

Con las grandes almendras de las catedrales completamente blancas

Y el dorado almíbar de las campanas..."

Estos son los versos que el poeta francés Blaise Cendrars dedicó al Kremlin, pero que sin duda podrían haberse inspirado en la catedral de San Nicolás.

Cabe recordar que esta reina de la ortodoxia es el más hermoso símbolo de los vínculos que unen a Rusia con la Costa Azul. La catedral figura entre los monumentos rusos más impresionantes que pueden visitarse fuera del país de los zares. ¡Mirarla es casi saborear sus cinco cúpulas esmaltadas en verdes y azules como si fueran sorbetes de menta! Además, el parque que la rodea invita a descubrir, como un diamante, todas sus facetas. Al entrar, el choque cultural es tan instantáneo como el enfriamiento que acompaña el camino hacia el iconostasio.

La emoción se palpa al capturar con la mirada una imagen sublime, la de los trescientos iconos piadosos que conviven en las sombras ambarinas de este templo excepcional.

Catedral ortodoxa rusa de San Nicolás
Quartier Le Piol
Avenue Nicolas II
06000 Niza

Tel.: +33 (0)9 83 94 71 55