La Acrópolis: la colina sagrada

acrópolis
La Acrópolis: la colina sagrada

Con sus 156 metros de altura, sus templos, entre ellos el Partenón, y sus vistas panorámicas, la Acrópolis es el símbolo universal de Atenas.

Imagine lo que podían sentir los griegos en la Antigüedad cuando llegaban a Atenas. En la lejanía, lo primero que veían era la Acrópolis.

Originalmente, esta colina, de unos 100 metros de altura, estaba rodeada de un muro y servía de refugio a la población en caso de ataques. La Acrópolis se fue transformando poco a poco en un lugar de culto, lleno de ofrendas y monumentos, entre ellos un templo dedicado a Atenea, la diosa protectora. En la segunda mitad del siglo V a. C., para celebrar su victoria frente a los persas, la instauración de la democracia y la supremacía de Atenas, Pericles decidió construir no un templo, sino un conjunto de edificios cuyas dimensiones debían ser gigantescas.

Encomendó la construcción del Partenón a Fidias. ¿Sabía que incorporó técnicas arquitectónicas que corregían las deformaciones ópticas y que lo hacían parecer espectacular desde cualquier distancia? Así es, su superficie horizontal no es plana, es ligeramente cóncava. Las columnas son más finas en la parte de arriba, mientras que las de las esquinas son más gruesas. Su restauración comenzó en 1975, pero aún no ha terminado.

Acrópolis
195 58 Atenas

Tel.: +30 210 321 4172

http://odysseus.culture.gr/h/3/eh351.jsp?obj_id=2384