Jerusalén: a 30 minutos en tren

descubrir el entorno
Jerusalén: a 30 minutos en tren

Tan solo treinta minutos separan a Jaffa de Jerusalén. En 1892, cuando se construyó la línea ferroviaria, se tardaban cuatro horas: lo mismo que en carruaje en 1869.

Suba a bordo del tren de alta velocidad y llegará en media hora a Jerusalén. Merece la pena desplazarse hasta esta ciudad santa, cruce de culturas y religiones. La famosa Cúpula de la Roca indica el punto desde el que Mahoma ascendió a los cielos. Por su parte, la iglesia del Santo Sepulcro determina para los cristianos el lugar en el que Jesús fue crucificado (Gólgota).

Muy cerca de allí se encuentra el Muro de las Lamentaciones, uno de los monumentos más sagrados del judaísmo. Pasee por los olivos milenarios del jardín de Getsemaní y ascienda al Monte de los Olivos por la mañana para admirar las espectaculares vistas de la ciudad y los vestigios de la antigua Ciudad de David.

El Museo de Israel custodia tesoros fascinantes como los famosos Manuscritos del mar Muerto. Algo más lejos, el Museo del Holocausto Yad Vashem recuerda una de las grandes tragedias del siglo XX.