El Duomo: Milán no sería la misma sin su catedral.

arte y cultura
El Duomo: Milán no sería la misma sin su catedral.

Parece de encaje. Su belleza deja sin aliento. La catedral de Milán es el epicentro de su vida cultural y económica.

En el siglo XIV, Gian Galeazzo Visconti, gobernante de Milán, deseaba construir una catedral que reflejara todo su poder y para ello, eligió para erigirla el mármol más preciado, el de Candoglia, en el Piamonte.
Lamentablemente, este mármol es tan frágil como escaso. Por el efecto del aire y a consecuencia de los caprichos del viento, el sol y la lluvia, se oxida y se deteriora. El proceso es imparable. Apenas terminada, la catedral estaba predestinada a su destrucción, por lo que debe repararse constantemente. Por esta razón, a lo largo de los siglos, su estilo ha ido evolucionando. Así, pasó del gótico al neogótico, con una ligera influencia barroca.
Sus 136 pináculos y sus 3500 estatuas le han valido el apodo afectuoso de "erizo de mármol". Su interior es igual de hermoso, y destaca la intervención de Leonardo Da Vinci.

Il Duomo
Piazza del Duomo
20122 Milán

Tel : +39 (02) 7202 2656

www.duomomilano.it