El Bolshói: bajo las puntas de la gran Plisétskaya

arte y cultura
El Bolshói: bajo las puntas de la gran Plisétskaya

El 20 de octubre de 1856, el Bolshói abrió oficialmente sus puertas. Los talentos de sus estrellas lo convirtieron en un símbolo eterno de Rusia, que quedó plasmado en el billete de 100 rublos.

Moscú se recorre a pie, ¿qué mejor que empezar en el Bolshói? Quien nunca haya oído hablar del cuerpo elegíaco de la estrella Maya Plisétskaya, mientras representaba Romeo y Julieta de Serguéi Prokófiev sobre el escenario del Bolshói en 1961, nunca podrá comprender el alma eslava. Se estrenó con Stalin y recibió la distinción de "prima ballerina assoluta" con Jrushchov, pero siempre contó con la desconfianza de un régimen antisemita.

Esta bailarina, de familia judía e hija de un enemigo del pueblo, que nunca formó parte de la compañía de ballet, se convirtió en el icono de un pueblo bajo el yugo del colectivismo, en la diva de la danza según los mayores coreógrafos, y en el ideal femenino de Robert Kennedy o Warren Beatty. Su leyenda hechizará siempre este teatro neoclásico que recuperó su esplendor en 2011 y rivaliza con el Kírov de San Petersburgo, después de una renovación de 530 millones de euros.

Teatro Bolshói
Theatre Square, 1
Moskva 125009

Tel.: +7.495.455 55 55

www.bolshoi.ru/en