Lanzarse a descubrir un aeropuerto abandonado

actividad inédita
Lanzarse a descubrir un aeropuerto abandonado

Para salir a correr, hacer una barbacoa con amigos o disfrutar de una plácida pausa, el antiguo aeropuerto de Berlín-Tempelhof se ha convertido en el lugar preferido de los berlineses.

Tras el cierre del aeropuerto internacional Berlin-Tempelhof en 2008, la ciudad y sus habitantes han recuperado las 386 hectáreas de terreno y el tercer edificio más grande del mundo en términos de espacio ocupado (después del Pentágono y el palacio presidencial de Bucarest) para convertirlo en un parque.
Más grande que Central Park, ofrece un sendero pavimentado de 6 kilómetros en donde coinciden bicicletas, patinetas y corredores, 2,5 hectáreas para hacer barbacoas, 4 hectáreas de césped para los perros, media hectárea de tierra lejos de las pistas, jardines compartidos y una inmensa área de pícnic abierta a todos.
Lindando con Neukölln, uno de los nuevos distritos de moda, es el punto de encuentro de los berlineses durante los fines de semana. Los habitantes se han apropiado de cada elemento del antiguo aeropuerto, incluidos los bloques rojos y blancos que servían para organizar el tráfico en la pista y que se utilizan ahora como bancos. Las tres entradas, Columbiadamm, Tempelhofer Damm y Oderstraße, están abiertas desde el amanecer hasta el atardecer.

Berlin-Tempelhof
Tempelhofer Damm 1-7
12107 Berlín

https://www.thf-berlin.de/en/