Castillo de la Real Fuerza: guardián de La Habana

monumento
Castillo de la Real Fuerza: guardián de La Habana

Esta imponente fortaleza protegió en otro tiempo a la ciudad de los ataques piratas. Sus murallas ofrecen una de las vistas más bellas de La Habana.

Erigido en 1588 por el rey Felipe II de España con el fin de proteger la ciudad frente a los ataques piratas, el Castillo de la Real Fuerza de La Habana está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La construcción de este ambicioso edificio, fruto del trabajo de esclavos africanos y prisioneros franceses, se prolongó durante veinte años.

Con un foso tan profundo y unas murallas tan inexpugnables desde las que admirar las impresionantes vistas de la ciudad, amén de ser la fortaleza de piedra más antigua del continente, comprendemos por qué siempre impone tanto respeto. En 1634, su torre de guardia se culminó con la famosa Giraldilla, una veleta de bronce esculpida por Jerónimo Martín Pinzón que más tarde se convirtió en el símbolo de La Habana; incluso se puede ver en las etiquetas del ron Havana Club.

Este monumento acoge en la actualidad el museo Castillo, dedicado a la historia del castillo y a la conservación del patrimonio arqueológico subacuático y naval de la isla.

Castillo de la Real Fuerza
Calle O'Reilly
Habana Vieja
10100 La Habana

Tel.: +53 7 8615010