Camino Inca: una aventura inolvidable

senderismo
Camino Inca: una aventura inolvidable

Descubra ciudades perdidas, valles ocultos por la niebla e interminables y recónditos senderos de rocas.

Recorrer esta senda secreta que los conquistadores nunca hallaron es una experiencia única, una especie de rito de iniciación tras el que su cuerpo y su alma no volverán a ser los mismos.

Son miles los viajeros que cada año se animan a realizar esta excursión que requiere una forma física aceptable —se recorren 43 km en cuatro días— y sobre todo una buena adaptación a la altitud. Entre bosques tropicales y cumbres nevadas surgen lugares maravillosos: pueblos de terrazas sobre las nubes, colibríes, cascadas y ruinas secretas… todo ello en equilibrio sobre barrancos escarpados.

Atravesará tres desfiladeros —el último de ellos a 3600 m de altitud— antes de cruzar un túnel inca excavado en la roca que desemboca en el valle de Urubamba. El último día descenderá hacia Intipunku cuando finalmente el legendario Machu Picchu se mostrará en todo su esplendor con los primeros rayos del alba. El regreso a la civilización requiere al menos dos horas de marcha.