Calle de las Damas, la primera calle adoquinada de América

explorar
Calle de las Damas, la primera calle adoquinada de América

Por esta calle, que fue en otra época el lugar de paseo preferido de las damas de la corte, se dejaba ver María de Toledo, sobrina del rey y esposa de Diego Colón, hijo del ilustre navegante.

Varias mansiones coloniales con un rico pasado flanquean esta calle que nace en la plaza de España, donde se alza el alcázar de Colón. Aquí el tiempo parece haberse detenido y reina en el ambiente un silencio apenas roto por el juego de los niños en la lejanía.

Cuenta con otros edificios singulares, como la fortaleza de Ozama, la capilla de Nuestra Señora de los Remedios o la actual embajada de Francia, un edificio gótico del siglo XVI en el que Hernán Cortés preparó su expedición a México. Frente al aristocrático Hostal Nicolás de Ovando se alza el Panteón Nacional, una antigua iglesia jesuita que sirvió a lo largo de los años de almacén de tabaco y teatro y es ahora un monumento dedicado a la nación. En la nave central destaca la monumental lámpara de bronce que el general Franco regaló a Trujillo. Fíjese, en el extremo de la calle, en un reloj solar rodeado de cuatro cañones de época construido en 1753 por orden del gobernador Francisco Rubio y Peñaranda.

Calle de Las Damas
Santo Domingo 10210