Burano, una pequeña joya multicolor

actividad insólita
Burano, una pequeña joya multicolor

Venecia está rodeada por la laguna y sus islas. La isla de Burano es toda una joya, aunque no es la única.

En la plaza de San Marcos, tome el vaporetto que le conducirá hasta las islas. Esta isla de pescadores y encajeras es visita obligada. En la plaza de Burano, entre sus casitas de colores, se perpetúa en una de las últimas escuelas italianas una tradición que ha hecho famosa a Venecia: la del encaje. Es en Burano donde nació el famoso punto de Venecia y donde se inventó el trabajo del encaje de aguja.

En el siglo XVI, a las encajeras se les ocurrió la idea de dejar de sacar en el paño los hilos con los que bordaban, y en su lugar dibujar y seguir los motivos en una especie de calco. Si las mujeres se dedicaban al bordado, los hombres trabajaban el vidrio. Ponga rumbo a la isla de Murano, famosa por sus sopladores de vidrio. Sus lámparas iluminan todos los palacios de ayer y de hoy. El vidrio soplado de Murano vive una nueva época dorada de creatividad gracias a artistas como Jaime Hayon, que han renovado este arte ancestral.

Diríjase a continuación a Torcello para disfrutar de un paseo campestre por esta pequeña isla cada vez más popular por su autenticidad y encanto.

Burano
30142 Venecia