París a través del perfume

París se percibe por los perfumes de sus barrios. A falta de conocer el idioma, siempre queda deleitarse con las diversas fragancias del país de Cyrano.

A primera hora de la mañana, París se define por sus deliciosos olores a pan caliente, cruasanes y café que reconfortan a los ciudadanos de camino al trabajo. En los parterres que ocupan el centro de los bulevares, París revela los intensos olores de los puestos de sus mercados.

París venera la estela de perfumes míticos que las mujeres dejan a su paso, pero también los efluvios que emanan de sus prestigiosas boutiques y visten la sonrisa de mujeres elegantes en traje de sastre gris.

París huele al incienso de sus muchos lugares de culto, más frecuentados por los turistas que por los fieles, en una ciudad donde solo se rinde devoción a la vida. No sorprende que los templos más prestigioso de la capital sean aquellos con estrellas, los gastronómicos. De sus cocinas emanan los poderosos aromas de la gran cocina burguesa francesa.

París exhala los embriagadores perfumes de sus teatros y sus divas, pero también del bouquet de un vino compartido en un bistró o en una de las terrazas de sus legendarios cafés y restaurantes;

también el perfume de los libros que se entremezcla con los aromas florales y la merienda de los niños en sus hermosos jardines públicos; los olores exquisitos, achocolatados o aromáticos que se escapan de sus nuevas pastelerías y sus acogedores squares, ideales para un almuerzo rápido. las esencias más minerales que brotan de las puertas cocheras de los inmuebles de arquitectura haussmanniana o las alcobas de sus palacios, e incluso en la preciosa intimidad de sus hoteles con encanto, sin olvidar los olores amaderados de los bancos de las escuelas públicas o de sus barrios, más frívolos y alegres.

En la que es la ciudad más visitada y célebre del mundo, la despreocupación por la vida después de la muerte transforma el cementerio de Père Lachaise en el mayor espacio verde de la capital. París sabe vivir y reír… desde siempre. El único olor que ha dejado atrás es el del polvo de sus museos, ya que todos se han renovado sin escatimar en el coste.

 - Al encuentro de Paris y su región

Al encuentro de Paris y su región

experiencia gourmet

Vino en abundancia

Diapositivas

Nuestro álbum de fotos de París y su región

monumento

Versalles: el siglo XVII a través de la música

compras

Un recorrido por los barrios más chic

hotel de lujo

Sofitel Paris Le Faubourg: a dos pasos de las tiendas de lujo

hotel de lujo

Saint James Paris: una romántica residencia decimonónica

descubrir el entorno

Sabores parisinos cotidianos

hotel de lujo

Park Hyatt Paris-Vendôme: nos vemos en rue de la Paix

parques de atracciones

París para los más pequeños

restaurante insÓlito nuevo

Manko-Paris, sabores de Perú en la capital gala

recomendaciÓn insÓlita

Mama Shelter, una experiencia "todo incluido"

compras

Los zapatos, una cuestión de estilo

¡Estos destinos
le tentarán seguramente!